Salud mental y emocional: el corazón invisible de los negocios emergentes

El emprendimiento es un anhelo que encarna los deseos de libertad, flexibilidad, ambición económica, reconocimiento y éxito de las nuevas generaciones.

Aunque este camino a menudo permite vislumbrar estas aspiraciones, no siempre se entiende como un trayecto lleno de altibajos y aprendizajes constantes.

Inmersos en un ecosistema que celebra historias de éxito y logros excepcionales, los emprendedores pueden sentir que sus propias angustias y desafíos no encajan en este mundo aparentemente perfecto.

Sin embargo, detrás de cada historia de éxito también hay ansiedad, noches sin dormir y quebrantos de salud derivados del estrés: todas estas situaciones son comunes entre los emprendedores. Estos temas rara vez se discuten abiertamente en el ecosistema.

Por eso, cabe preguntarse: ¿qué sería del emprendimiento sin los emprendedores? ¿Cómo afecta la salud y el bienestar de los equipos a la viabilidad de las compañías y su capacidad para enfrentar nuevos desafíos?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud mental como un estado de bienestar mental que permite a las personas manejar el estrés cotidiano, desarrollar sus habilidades, aprender y trabajar eficazmente, contribuyendo al bienestar de su comunidad. Desde esta perspectiva, la salud mental no se define solo por la ausencia de problemas, sino por poseer las condiciones adecuadas para enfrentarlos.

Según un estudio realizado por la Universidad de Berkley en el año 2022, el 72% de los emprendedores sufren problemas de salud mental, lo que los hace dos veces más propensos a tener ideación y acciones suicidas. 

Pero: ¿estamos dimensionando y priorizando nuestra salud mental mientras perseguimos las metas de nuestras startups?

Queremos iniciar una conversación centrada en las personas, en la que no sacrifiquemos la calidad de vida ni el bienestar psicológico por alcanzar objetivos o generar titulares. Por eso, la atención a la salud mental no es un lujo, sino una necesidad esencial

¿Cómo incorporar el tema de la vida emocional en el ecosistema emprendedor?

El ecosistema emprendedor, con su ritmo acelerado y su constante estado de flujo, puede ser un terreno en que se puede deteriorar rápidamente la salud mental.

El BID en su publicación El factor invisible lo confirma: “6 de cada 10 emprendedores/as de Alto Impacto en la región presentan síntomas de bournout moderado y 3 de cada 10 exhiben severos síntomas de malestar psicológicos”; esto evidencia aún más la urgencia de atender este tema como prioridad.

La salud mental en el mundo de los negocios emergentes es una conversación crucial que necesita ser amplificada.

Reconocer y abordar las necesidades de salud mental no solo beneficia a los líderes, sino que también contribuye a la creación de empresas más resilientes, creativas y humanas.

Podemos decir que las startups que priorizan el bienestar emocional fomentan una cultura de apoyo y transparencia, donde el riesgo de agotamiento se reduce y la innovación prospera.

Podemos comenzar por visibilizar las problemáticas es parte fundamental: 

  • Abrir espacios para informarnos acerca de la salud mental.
  • Hablar acerca de las señales de alarma.
  • Promover espacios y estrategias para el autocuidado y el bienestar de nuestros entornos laborales.  
  • Propiciar conversaciones liberadoras donde se propongan soluciones y se encuentren opciones a los momentos de crisis. 

Crear un ecosistema emprendedor que valore y promueva la salud mental requiere un cambio de mentalidad colectiva y comunitaria.

Inversionistas, aceleradoras, gremios, entidades públicas y privadas así como otros actores del ecosistema debemos reconocer la importancia de la salud mental y ofrecer recursos y apoyo a los emprendedores.

El acceso a asesoramiento, herramientas de manejo del estrés, programas de bienestar, las comunidades de cuidado, así como fomentar una cultura de apertura sobre estos temas deben ser prioridades en adelante.

El futuro de los negocios emergentes depende no solo de la innovación y el capital, sino también de la capacidad de sus participantes para mantenerse mental y emocionalmente saludables.

Comparte con tus amigos

Más contenido

¡BIENVENIDOS A ESTE VIAJE!

Para comenzar solo necesitamos estos datos: